Vengan a mí todos los cansados

| 03/21/2012

Cuando te sientes cansado(a) por las diferentes circunstancias de la vida, cuando los negocios no marchan bien, el dinero no es suficiente, la renta se aumentó, un familiar está enfermo, en el colegio o la universidad no me están saliendo bien las cosas, sientes depresión aunque vivas bien o mal, los hijos no están caminando como te gustaría que lo hicieran; en el matrimonio no están funcionando bien las cosas, tu alma se encuentra agobiada y pareciera que la mente se carga de miles de cosas, que parecen que en cualquier momento explotarás.

mano de jesus

A raíz de todo ello, sientes que el mundo se te viene encima, pero no todo está perdido, hoy Jesús te hace una invitación, hoy te pide que deposites todas esas cosas que te están estorbando en sus manos poderosas, y su Palabra te dice:

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Mateo 11:28-29

En está preciosa invitación que acabas de leer, te puedes dar cuenta de lo maravilloso que puede ser el poder de Jesús; al ofrecerte un descanso espiritual especial para tu vida, y para todas aquellas cosas en las que sientes que no puedes mas.

La invitación que Jesús hace es para todos, al decir Venid a mí todos, vemos que se refiere a ti, a mí y a todos los que deseen abrazar está palabra para su vida.

Encontramos también que Jesús habla de trabajados: ¿A que se refiere Jesús con eso? Precisamente se refiere a todas aquellas personas que están molidas y afanadas en el trabajo, es decir, aquellas personas que han ocupado mucho tiempo en el trabajo y ahora están cansados. Aunque la palabra también se refiere a diversas labores que el hombre realiza en el transcurso de su existencia, y al cansancio del alma en su espiritualidad.

Ahora Jesús te pide que tomes un descanso, Jesús te pide que tomes unos momentos para dar un giro en tu diario vivir, quiere que te tomes una pausa, para que puedas reflexionar y apartarte del tiempo que le has invertido al trabajo, que le has invertido a las deudas, que le has invertido al colegio, a la universidad, a tu vida en el matrimonio, a los problemas; y a todas aquellas cosas que han causado mas prioridades en tu vida, que te han hecho olvidarte de Dios.

En consecuencia ahora te encuentras cargado(a) –tal como lo dice la cita-, pero es aquí en donde Jesús te dice; Yo os haré descansar.

Al meditar sobre está palabra, nos damos cuenta que cuando le abrimos el corazón a Jesús, y le decimos ¡Jesús TOMA EL CONTROL DE MI VIDA! es entonces cuando la Palabra se acciona, y viene entonces el reposo que necesitamos para enfrentar cada una de las circunstancias de la vida.

Sin embargo, Jesús promete de su auxilio, a cambio de que llevemos su yugo, llevar el yugo significa en palabras sencillas, soportar las diversas aflicciones por amor de su nombre; quiere decir que tendrá que existir por parte del hombre o mujer una separación de pecado, para tomar con plenitud el yugo al que se refiere. Es aquí en donde debemos de saber que el camino pleno en Cristo no será color de rosa, pero contaremos con toda la fortaleza del Espíritu Santo, para poder enfrentarnos con valor y gallardía, a los diversos problemas que la vida nos ofrece (tal como lo describe el inicio de este tema).

¿Está Jesús en tu corazón? Porque la cita también nos enseña que debemos de aprender de Él para lograr llegar a la promesa, Jesús nos pide humildad de corazón, cuando enfrentes los problemas tendrás que saber recibirlos con humildad, tendrás que saber analizar las situaciones, y te darás cuenta que Jesús tuvo miles de problemas cuando estuvo compartiendo de la Biblia, sin embargo él salio triunfante de todos ellos; y quiere hacerte que salgas adelante y vencedor(a) en medio de tus aflicciones.

Ahora, Jesús te dice: hallaréis descanso para vuestras almas. El descanso, puede verse de dos formas, literal y espiritual.

Cuando menciono la palabra «literal», es porque cuando experimentas esa promesa te das cuenta que a pesar de tus aflicciones, siempre el Espíritu Santo está allí consolándote, cuando tengas que tomar una decisión, un examen en el colegio, una respuesta sabia en tu matrimonio etc., etc., su Espíritu es quien te guía y te muestra el camino que deberás tomar.

De pronto te das cuenta que las cosas comienzan a tener mejores soluciones, mejores decisiones, mejores resultados, pero es porque hay una mano poderosa a quien le has confiado todos tus problemas y decisiones; y esa mano es la que está trabajando a tus espaldas, sin que probablemente te des cuenta, y si te diste cuenta es porque sabes con toda la certeza, confianza y seguridad que todas tus decisiones hechas con sabiduría, vienen del poder de Dios.

A raíz de los resultados literales, ahora vienen los resultados espirituales; no hay aflicción que dure toda una vida, llega el momento en el que Dios te hace reposar, te hace descansar en tu interior, y aún si tuvieses un problema enorme, su Espíritu esta allí dándote fortaleza y confortando tu alma, para que puedas soportar; luego viene el reposo para tu alma, cuando trabajas, cuando vas por la calle, cuando te vez en problemas, sientes la armonía y la tranquilidad para enfrentarlos, sientes aquella paz que solamente el Santo Espíritu nos puede dar.

Pero ahora Jesús te recuerda nuevamente: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

La pregunta es: ¿Deseas obtener ese descanso y reposo para tu alma? En su Palabra está la respuesta, y Jesús desea que depositemos toda nuestra fe y confianza en Él, no te compliques la vida, deja que Jesús tome el control de las situaciones y circunstancias; pídele en oración que tome las riendas de tu vida; y comenzarás a experimentar el poder que Él tiene para despojarte de tus cargas y tus luchas; entonces hallaréis descanso para vuestras almas.
 

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Category: Reflexiones

Comments are closed.