Por su amor [Sublime amor]

| 02/14/2012

El amor se ha descrito y demostrado desde la antigüedad en muchas maneras, también se ha celebrado de diversas formas, se transmite a través de gestos, de regalos, de caricias, de sonrisas; y tantas formas en las que el ser humano demuestra ese afecto hacia la otra persona.

Cuando el amor de Dios se manfiesta a nuestras vidas.

Todos en esta vida necesitamos de amor, porque sin amor somos cómo un metal que resuena y emite un sonido vacío y feo, pero cuando encontramos que alguien en esta vida nos ha ofrecido su amor incondicional, vemos que nosotros nos complementamos en ese amor.

El amor que me ha complementado, y que también ha complementado a muchas personas más, proviene de arriba pero: ¿Cómo podemos sentir ese amor?

Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3

En la declaración podemos encontrar que desde hace mucho tiempo, el escritor encontró el amor de Dios para su vida, esto significa que todas las personas que encontramos a Cristo como nuestro Salvador, ahora podemos disfrutar de su amor y de su misericordia. Muchas veces hemos reconocido a Cristo como nuestro salvador, y no nos damos cuenta que desde ese momento tuvo que haber una diferencia en nuestra vida.

Cuando no estaba Cristo en nuestras vidas, quizás detestabas muchas cosas, te parecía que el jefe no era de tu agrado, era tan triste amar a un vecino problemático, el amigo o amiga, junto con la familia eran de lo peor. Pero cuando el amor de Dios te inunda, te das cuenta que todo el mundo de tu alrededor necesita amor; y ahora reconoces que tus enemigos y todos aquellos que quizás aborreciste, son personas que amas y que necesitan de ese amor que ahora experimentas.

Sin darnos cuenta, el amor de Dios esta haciendo su función en nosotros, eso es prueba que el amor y la misericordia de Dios nos está llenando. Dios nos da de su amor, y nos damos cuenta que ahora no solamente sentimos su amor sobre nosotros, si no también tenemos lo suficiente para dar a los demás.

Por esa razón, vemos como el amor de Dios se hace vivo en nuestras vidas, y no podemos callar y gritamos: ¡GRACIAS SEÑOR POR TU AMOR!

Cuando caminamos por las calles, los verdaderos hijos de Dios hacemos la diferencia, muchas veces sonreímos y la gente se pregunta «¿Qué tiene esta persona?» pero simplemente hacemos cumplir la escritura que Dios nos ha ofrecido: Con amor eterno te he amado, si nosotros no siendo merecedores de ese amor Él nos lo ofrece sin condición, entonces no debemos esperar a que llegue algún día en especial para amar a los demás. Todos los días debe el creyente ofrecer amor, aunque a veces no es fácil, pero tampoco es difícil.

Si sientes que te falta amor, busca la presencia de Dios, cuando le encuentres por medio de su Hijo Jesucristo, comenzarás a experimentar ese amor para tu vida, y te darás cuenta que el amor de Dios es mas que suficiente sobre todas las cosas.

Si tienes suficiente amor en tu ser, entonces no dudes en ofrecerlo a tu prójimo, y no olvides orar por aquellos que aun no han sentido un abrazo de amor y de misericordia.

Por su amor vivo hoy, por su amor late mi corazón, por su amor tengo la Vida Eterna y su misericordia, por su amor aun estoy de pie, por su amor aun le puedo alabar, por su amor aun le puedo adorar; y si no tengo su amor en mi vida, soy como la hoja seca del árbol que cae para ser echada al fuego, pero gracias a su amor hoy vivo y vivimos para Él.

 

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Category: Reflexiones

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Yanneth León de Thompson says:

    Doy gracias a Dios por todas estas reflexiones, nos podemos dar cuenta el Amor tan grande e incondicional que nuestro señor nos da y nos delego para compartirlo con todo mundo a un con las personas que nos hayan podido causar un daño, por que el Amor es sublime y Dios nos lo demostro al dar a su hijo a morir en la cruz por nosotros, se que nos insta a aplicar su palabra, no solo a escribirla ni escucharla
    Bendigo Fe en Dios ya que en momentos de tristeza o decaimiento siempre me alienta (nos alienta a todos)

    • ED says:

      Muchas bendiciones, y recuerda deleitarte en la presencia del Señor, puesto que él es nuestro refugio y nuestro consuelo, y a través de su Santo Espíritu encontramos la fortalece para continuar. Adelante sin desmayar que pronto estaremos con nuestro Padre, en donde terminaran todas nuestras angustias.