Los labios justos

| 07/08/2011

Ante la sociedad muchas veces los hijos de Dios somos vistos como personas integras, no esta demás hablar con verdad cuando se debe de hacerlo. Si deseamos tener una comunión mas intima con Dios; debemos de saber que uno de los proverbios bíblicos nos demuestra que cuando un hijo(a) de Dios habla, debe de hacerlo bajo justicia.

Los labios justos son el contentamiento de los reyes, Y éstos aman al que habla lo recto. Proverbios 16:13

Los labios justos son aquellos que hablan verdad, son aquellos que aunque duela decir la verdad muchas veces hay que decirla. Cuando hablamos lo recto y lo puro, dice la escritura que somos amados por nuestros reyes, aunque el termino podría ser aplicable en nuestra sociedad.

En muchas ocasiones nos vemos en situaciones difíciles, y a veces por no pasar vergüenzas preferimos ocultar la verdad, pero si somos sinceros primeramente con Dios, debemos de saber que estamos haciendo justicia con nuestros labios, algo que es agradable ante Dios.

La verdad: también es el juicio o la proposición que no se puede negar racionalmente. Como hijos de Dios estamos comprometidos a confrontar el mundo con verdad.

Recuerdo hace algunos años atrás, cuando mi padre me permitió manejar el auto, un día que precisamente veníamos de la iglesia, un policía nos hizo una parada, de pronto como yo no tenia todavía mis documentos para manejar, mi padre me dijo que me moviera del lugar inmediatamente y él se movió hacia el volante, el policía llego y nos dijo:

-Creo haber visto al muchacho manejar, -mi padre le dijo No- por el temor a que nos dieran una infracción. En ese momento el policía vio la biblia, y le dijo:

-Usted es cristiano y no debe de mentir, en ese momento mi padre le dijo: Si el muchacho venia manejando, pero no tiene documentos para manejar.

El policía se sonrío y le dijo: -Déjelo que maneje cuando todo este en orden, que tengan buen día y vayan con cuidado.

En ese momento aprendí una gran lección, a veces las mentiras pueden dificultarnos las cosas mucho mas, pero cuando se habla con verdad muchas veces la justicia de Dios esta sobre nosotros. Mi padre hablo mentira, pero el policía le recordó que era un hijo de Dios, yo creo que si mi padre hubiera continuado mintiendo, Dios hubiese permitido que nos dieran una gran infracción, afortunadamente corrigió su error, y la recompensa fue vista justa ante Dios.

De esa forma, todos los hijos de Dios debemos de hablar con labios justos, para ser bendecidos; pero sobre todo para ser ejemplo en nuestra sociedad.

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Categoria: Reflexiones

Este tema ya no admite nuevos comentarios.