La amistad de Jesús

| 06/17/2011

Es bello saber que se cuenta con un amigo respetuoso y caballeroso, lo bello de nuestro amigo, es que él toca primero a la puerta –respetuosamente-, luego llama y pregunta. Un amigo es aquel que te extiende la mano, y luego te ofrece su amabilidad sin esperar nada a cambio.

Sin embargo, Jesús no solamente te ofrece su amistad, si no que también te ofrece entrar a tu casa, con el único propósito de limpiarla, pero no todo termina ahí, si esperamos en él y nos mantenemos firmes, también él nos promete una cena juntos.

Cuando un amigo nos dice: Te invito a comer una deliciosa hamburguesa, carne, tacos, tamales etc… Difícilmente decimos no, o que tal, un delicioso café espumoso con crema, con un trozo de pastel cubierto con nuestro caramelo favorito, es difícil decirle no a este amigo.

Ahora bien, Jesús te esta pidiendo ingresar a tu casa con mucho respeto sin forzar tu decisión, pero la casa de la cual él habla, es en si, tu propio corazón. Si decides tomar la propuesta de mi amigo Jesús, entonces estarás abriendo grandes posibilidades, para poder compartir una cena con el ser más grande y amable en la historia bíblica.

La decisión no solamente incluye una cena, también incluye el derecho de estar en el cielo cuando fuere el tiempo, aun mucho mejor, hay cientos de promesas que la Biblia describe, todas ellas pasan a cubrirte con amor bondad y misericordia, si aceptas la propuesta.

¿No es maravilloso tener a un amigo así? -Claro que lo es-, por esa razón es que hoy me gozo en escribir estos párrafos, porque esa amistad, a mí también me fue regalada; hasta hoy día sigo confiado y creyendo en su amabilidad.

Pero veamos como nuestro amigo Jesús, tiene una gran categoría:

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20

Así de sencillo podemos disfrutar de la amistad de Jesús, si decides entonces abrirle tu casa (el corazón), entonces clama fuertemente con tu voz; y dile con toda sinceridad y honestidad estas palabras:

Amado Jesús, quiero que seas mi amigo para siempre, yo he escuchado tu voz, y quiero que entres a mi corazón, te pido Jesús que me muestres el camino correcto que debo seguir para ser tu amigo(a) con fidelidad, a partir de ahora te invito a mi casa, quiero que cenes conmigo, pero sobre todo que tu sangre me limpie de todos mis pecados y cualquiera que fuese mi falta me arrepiento de todas ellas.

Ahora que has invitado a que Jesús para que se convierta en tu amigo, reúnete con otras personas que le sirvan a él, y que le adoren solamente a él.

Como te podrás dar cuenta, la amistad de Jesús ha comenzado a inundar tu corazón con mucho gozo, paz y bondad. Si clamaste con toda sinceridad, te garantizo que comenzaras a ver nuevos amaneceres cargados de la fidelidad de Dios.

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Category: Reflexiones

Comentarios (5)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. dearfloar says:

    Que bello es nuestro amigo Jesus, su amor y misericordia es lo mejor.

    • socorro says:

      Yo nunca tuve un amigo como el es lo mejor que le puede pasar al ser humano si la gente supiera cuanto beneficios y cuanto amor se encuentra en el vendrian a el corriendo ! Ayudame amado Jesus a brillar para ti y muchos mas vengan a ti