Anhelando leche espiritual

| 06/29/2011

En una de las citas bíblicas, ofrecidas en la carta del apóstol Pedro, la Biblia nos muestra que debemos de anhelar la Palabra de Dios, esta nos ayudara a seguir creciendo espiritualmente, para aprender como vencer las diversas situaciones de la vida.

Cuando un niño tiene hambre, lo primero que desea es alimentarse de la leche de la madre, ¿Acaso un niño no llora al tener hambre?, que tal si nosotros lloramos ante nuestro Padre, diciéndole que tenemos hambre de su presencia, hambre de su auxilio, ¿acaso nuestro Padre no nos dará de su leche espiritual? Al contrario Él mismo nos ha pedido que degustemos de la leche espiritual por medio de su Palabra.

Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. 1 Pedro 2:2

Aunque el término de la cita bíblica, es ofrecido bajo un punto de vista espiritual, esta leche nos complementa, nos alimenta; y si la pedimos en el espíritu nunca mas tendremos sed.

Veamos como esta complementada la leche alimentaria de los niños:

Esta conformada por glóbulos de grasa suspendidos en una solución que contiene, azúcar de la leche (lactosa), proteínas (fundamentalmente caseína) y sales de calcio, fósforo, cloro, sodio, potasio y azufre.

Como podemos ver, este tipo de leche tiene grandes complementos para el crecimiento del bebé. Ahora veamos los complementos de la leche espiritual.

La leche espiritual se obtiene con la Palabra de Dios, con la oración, el ayuno, congregándonos en su templo, con la vigila etc. Esta nos ayuda a conservarnos para el Señor, el requisito es, no tomar de esta leche con pensamientos o ideologías humanas.

Notemos, que en esta palabra el Señor nos esta fortaleciendo para crecer espiritualmente, pero sobre todo para salvación. Cuando vienen las luchas, las pruebas, la leche espiritual nos alienta, nos sostiene; hasta que nos convertimos en hijo(as) maduros en el Señor.

En medio de los diversos problemas; y las diversas situaciones debemos de pedir de esa leche espiritual. Debemos de ser niños recién nacidos para alcanzar la salvación, pero maduros en el evangelio.

Aunque llegara un tiempo, que ya no solamente querrás esta leche, porque ya se ha llegado a cierto tipo de madurez en el evangelio -como cuando un niño crece-, pero como todo lleva un proceso, hay que comenzar por lo básico.

Si eres joven, debes de comenzar a pedirle al Señor este tipo de leche, para que crezcas maduramente en la iglesia y en tu diario caminar con Dios, hay personas que desde su niñez se sometieron a Dios, pidiéndole este tipo de alimento, y ahora han crecido de una forma sorprendente.

Lo que el Señor nos pide es desear como niños su Palabra, como cuando la madre alimenta a sus pequeños, así nuestro Padre nos ofrece ese alimento que nos sostiene para la salvación de nuestra alma, pero hay que llorar muchas veces cuando tenemos hambre, y queremos ser alimentados cuando hay grandes desiertos que nos dejan sin fuerza.

Así pues anhelemos la leche espiritual para la salvación de nuestra propia alma, la de nuestra familia, y todos aquellos seres a los que amamos.

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Categoria: Vida Cristiana

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

Sitios con enlaces a este post

  1. Comida Espiritual | Fe En Dios | 08/24/2011