¡Pobre Hombre!

| 08/15/2011

Un hombre solía esperar constantemente el bus cerca de su hogar, en cada mañana antes de irse al trabajo, el hombre permanecía callado y con su vista al suelo. Las multitudes siempre que veían al hombre exclamaban y preguntaban: ¡Pobre Hombre!, ¿Cuál será su carga y su tristeza?

Reflexion de un pobre hombre

Todas las personas que esperaban el bus junto al hombre, siempre en secreto comentaban que ese hombre era infeliz, debido a que siempre mantenía su cabeza hacia el suelo.

Después de ver tan triste escena, en una mañana, a una mujer se le ocurrió reunir a las personas que solían esperar el bus junto con el hombre, y les dijo:

-¿Por qué no le ayudamos a salir de sus problemas?

-¡Es una grandiosa idea! Exclamo otra persona.

Se le acercaron aproximadamente cinco personas, y le dijeron:

-Hola, quisiéramos hacerle una pregunta, -adelante contesto el hombre-, ¿Porque razón usted siempre se mantiene triste y con la cabeza hacia el suelo? El hombre sonrío alegremente y les dijo:

-No bajo ninguna circunstancia yo me encuentro triste –Las personas se vieron los rostros y dijeron-:

-Le preguntamos porque siempre le vemos triste y con la cabeza hacia el suelo.

El hombre sonrío nuevamente y les dijo:

-No al contrario soy el hombre más feliz en este mundo, Cristo cambio mi corazón y me ha hecho una nueva criatura. La razón por la que yo siempre veo al suelo, es porque siempre veo a unas pequeñas hormigas trabajar en equipo, siempre que las veo, me recuerdo de la cita bíblica que dice:

Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Prov. 3:3

-Cada vez que las veo le doy gracias a Dios, porque Él me da la fuerza para ir a trabajar, si las hormigas no tienen capitán, me imagino lo bienaventurado que soy yo teniendo como capitán a Cristo mi único salvador. Por lo tanto, ustedes también pueden degustar de la felicidad que él me ha dado.

Las personas, retrocedieron inmediatamente y se quedaron sorprendidas por la respuesta de aquel hombre. Desde entonces ya no solamente aquel hombre veía hacia el suelo, también las personas de su alrededor miraban a las hormigas, y le pedían a Dios sabiduría; y que las guardara en sus caminos.

Que quiero decirte con esta reflexión:

No debemos de afanarnos por el mañana, si no debemos de confiar plenamente en Dios, quien nos ofrece de su bondad y su sabiduría, para poder caminar bajo el camino de la verdad. Debemos de trabajar materialmente como si Cristo nunca fuese a venir, pero espiritualmente sabiendo que él podría aparecer en cualquier momento.

Quizás estas atravesando por una situación incomoda en este momento, pero también debemos de recordar que Cristo, no nos prometió millonadas, pero en medio de las pruebas él nos prometió sostenernos con lo necesario. Si las hormigas no tienen capitán, y tienen su alimento, te imaginas nosotros que somos hijos de un Rey. Lo único es que le pidamos a Dios por medio de su Hijo Jesucristo, para que nos fortalezca en medio de las crisis.

Si permanecemos en la sana doctrina establecida en la Biblia, y las situaciones difíciles vienen, pero nuestra confianza esta en Dios, nada nos podrá separar de su amor y él proveerá conforme a su misericordia.

Por lo tanto no desmayes hermano y hermana, que de alguna u otra manera, Dios abrirá los cielos para llevar el alimento a tu hogar, solo no dejes de creerle y no dejes de adorarle, ten fe, ya que Dios ha provisto en el pasado a su pueblo, y ahora lo hace con sus hijos que le buscan y le adoran en espíritu y verdad.

Quizás el mundo cree que estamos asustados o tristes, por lo que ocurre alrededor, pero para el verdadero pueblo que amamos a Dios, los acontecimientos de los últimos días, solamente nos indican que la gran Cena del Señor, quien enjugara toda lagrima, esta servida esperando a su amada Iglesia, quien será servida por el mismo Señor Jesucristo.

Que Dios les Bendiga y les guarde.

Salmo de David.

Jehová es mi pastor; nada me faltará.
2En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
3Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

4Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
5Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
6Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días. Salmos 23:1-6

Compártelo con tus amistades:
Facebook Twitter

Tags:

Categoria: Reflexiones

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Francia velasco dice:

    Hermano Emerson Diaz:

    Que el señor le siga bendiciendo abundantemente, quiero decirle que me siento agradecida de DIOS, por sitios como este, en los cuales encontramos maeriales que bendicen nuestras vidas. me encanto esta reflexion. dbg

    • ED dice:

      Es una alegría saber que Dios esta bendiciendo los corazones por medio de este ministerio, Dios te bendiga hermana y gracias por tus oraciones y tu apoyo.